Cómo hacer tu tarta conejito:

 

Esto de la repostería, como la fotografía, la pintura y la literatura, requiere, fundamentalmente, que te tires al río, que te mojes, que te abras en canal y muestres lo que tienes por dentro…

Al final de lo que se trata es de contar nuestra propia historia, ya sea con harina y azúcar, con palabras o atrapando la luz a través de una lente…

Contamos, sin darnos cuenta, si somos más romántic@s o atrevid@s. Si vemos el mundo color de rosa; si lo descodificamos en blanco y negro, y sólo trabajamos en binario; si nos llama el minimalismo o somos (como es mi caso) de no entender demasiado bien eso de “menos es más” y “déjalo así, que ya está bonito”

Y así, una tarta no es sólo comida; al igual que una fotografía es mucho más que trozo de papel mate o satinado; o un cuadro mucho más que algo colgado en la pared con colores y manchas.

Y es justamente eso lo que terminamos haciendo: poniendo en cada obra un trocito de nosotros mismos. Firmándolo con nuestro nombre y que, al verlo, es espectador sepa leer entre líneas nuestra propia historia…

Te dejo este paso a paso, para que puedas seguirlo y hacer por tí mism@ esta tarta conejito, que combina un interior rico con la sencillez de un borde definido y una decoración delicada.

O puedes verlo, observar la técnica y lanzarte a hacerlo a tu estilo, olvidándote de Pinterest y dejando que la manga pastelera hable por ella misma…

Coloca el cursor sobre cada imagen para leer mis explicaciones, si tienes dudas, me tienes al otro lado para responderlas.

Las recetas te las dejo al final, aunque ya sabes que puedes utilizar tus recetas de bizcocho y crema favorita. Tan sólo te recomiendo que la crema de cobertura sea consistente, para poder trabajar fácilmente un borde definido.

Paso a paso Tarta Conejito : Un relleno delicioso
Paso a paso Tarta Conejito: Cobertura y borde perfecto
Paso a paso Tarta Conejito: Decorando
Paso a paso Tarta Conejito: fresas y frutos rojos

Crema de relleno: Crema de queso suave y muy rica.

Ingredientes:

  • 400 ml de nata muy fría
  • 250 gr de mascarpone
  • 250 gr de queso crema
  • 125 gr de azúcar glas
  • 2 cucharaditas de vainilla de buena calidad

Elaboración:

  1. Enfriamos el bol donde vayamos a montar la nata. Con ayuda de un accesorio  de varillas vamos montando despacito. Hasta que tenga cuerpo, con cuidado de no sobrepasarnos y convertirla en mantequilla.
  2. En otro bol, mezclaremos el queso mascarpone y el philadelphia junto el icing sugar y la vainilla.
  3. Añadiremos la nata poco a poco a la mezcla anterior y removemos despacio con una espátula.
  4. Si observamos que está demasiado blanda, la dejamos enfriar media hora en el frigorífico.

 

 

Crema de cobertura: Buttercream sencilla

No es la crema más rica del mundo, pero nos garantiza un borde perfecto sin dificultad si aún no hemos dominado la técnica. Más adelante, podremos emplear esta misma técnica de cobertura con otras cremas más ligeras.

Ingredientes:

  • 500 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (yo uso Kerrygold o Puleva,
  • 350 gramos de icing sugar tamizado
  • Colorante blanco Wilton o Americolor
  • 1 cucharadita Vainilla de calidad (en vaina, en pasta o líquida)

Elaboración:

  1. Disponemos la mantequilla en trocitos en un bol con un accesorio de palas (¿Se puede hacer en thermomix? No, no queda igual…necesitamos una amasadora tipo Bosh, kitchen aid,…) La mantequilla deberá estar a temperatura ambiente, nada de sacarla del frigorífico y calentarla en el microondas.
  2. Batimos a velocidad baja durante bastante tiempo, hasta que la mantequilla haya perdido el color amarillento y haya adoptado uno más blanquecino. Subimos un poquito a velocidad media para finalizar. No vale darle velocidad a tope desde el principio con idea de terminar antes…
  3. Bajamos de nuevo a velocidad baja (sino queremos que llegue al techo el icing sugar) Vamos añadiendo el icing sugar a cucharadas y continuamos batiendo… En esta preparación no nos sirve el azúcar glass o el azúcar normal molido en casa, porque no tienen la textura extra fina del icing y carecen de antiapelmazante, por lo que no nos quedara fina, ligera y sin grumos.
  4. Batimos y batimos…bajando los restos de icing sugar de los bordes del bol y removiendo con la espátula la mantequilla que tiende a quedarse por debajo, en el centro.
  5. Cuando observemos que está prácticamente blanca, es el momento de añadir la vainilla. Y a continuación el colorante blanco. Podemos prescindir de la vainilla (o usar una transparente) si sólo vamos a usar esta crema exclusivamente como una capa fina de cobertura y queremos que quede blanca impoluta. Si vamos a teñirla, es el momento de incorporar el colorante y batir hasta que se haya repartido por completo.

 

 

Si has elaborado esta tarta siguiendo estos pasos nos encantaría ver los resultados!!!

Estas preciosas imágenes fueron tomadas por Oscar, uno de los fotógrafos de Nomiresalacamara . Con quien pase una mañana estupenda descubriendo cómo aómbos proveníamos de carreras universitarias que nada tenían que ver con nuestro oficio; y viendo cómo nos unía nuestra pasión por el revelado en blanco y negro.

Todos los materiales que hemos utilizado y la decoración fueron creados por Nube de Caramelo y podeis encontrarlos en su shop online. Si tienes dudas o no encuentras alguno, siempre puedes preguntarnos.

Topper orejas de conejito (Set completo: orejitas y ojos impresos en papel de azúcar comestible)

Espátula

Boquilla redonda

Boquilla estrella cerrada

Manga pastelera

Colorante blanco intenso (americolor o Wilton)

Fondant blanco

Pompones decorativos

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *