Mi nombre es Carmen. Una enamorada de las letras y la cocina, así, a partes iguales.

Me gustaría que nos conociéramos, me gustaría contarte más sobre mí y que vieses quien hay de verdad detrás de cada uno de mis trabajos.

Esta es mi historia…

Soy de esas personas que guardan como tesoros los recuerdos de su infancia, y al pensar en cómo llegué a esto de la repostería me veo a mí misma aferrada a las faldas de los delantales de mis abuelas. En la cocina, siempre en la cocina.

Picando cebolla para sofrito, raspando limones para el postre y cerrando los ojos para inundarme de la fragancia del pan que crecía en el horno…

¿Tú también recuerdas los guisos de tus abuelas?

Y así, se despertó mi pasión por hacer de la comida de cada día un momento único. Por ofrecer esa mejor parte de mí misma en cada uno de los platos.

Después, decidí ser una buena hija responsable y fui a la Universidad. Me licencié en Filosofía y empecé el doctorado…prontó me tocaría pelear unas oposiciones.

Poco a poco fui descubriendo que aquello no era lo que yo quería.

Y así, me zambullí de lleno en textos literario y ¿por qué no? En libros de repostería. En esto comencé de manera completamente autodidacta. No me sonroja admitir que hasta hace poco carecía de formación profesional alguna en la cocina.

Eso sí, cuando decidí hacer de mi pasión mi profesión, no dude en recibir formación junto a renombrados reposteros del panorama nacional e internacional: Peggy Porschen, Carlos Lischetti, Eva Salazar, Mericakes, Pedro Olmedo,…

Y, desde entonces,

Sentí plena pasión por crear pequeñas y grandes obras de arte en azúcar.

Me encantan los pequeños detalles y las cosas bonitas,

¿Y a tí?

¿Qué me inspira? Las cosas pequeñas del día a día.

Una mañana nublada, un rayo de luz, un espumoso chocolate, el aroma del té, las piñas del suelo del parque, una fotografía en sepia,…

Pero mentiría.

Mi verdadera inspiración tiene nombre de niños: Andrea y Gabriel


Mi verdadera inspiración tiene nombre de niños: Andrea y Gabriel

¿Sobre mí? No me resulta fácil responder a esto. Me gustan los lunaritos, las pelis antiguas, las chuches, las palomitas, el chocolate, el arroz con leche, el delicado aroma a libro nuevo (me declaro anti-ebook), la fotografía, las sábanas blancas, las mantelerías con encaje, los delantales cursis y la vainilla.

Siempre llevo conmigo un cuaderno en el que apuntar todo lo que se me va ocurriendo. De lo contrario, mi memoria de pez no dudaría en olvidarlo.

No es un cuaderno mono. Nada de scrapbook, de colores, de un maravilloso papel blanco satinado…

Me temo que no encaja con la romántica idea que pueda tenerse sobre un cuaderno de este tipo. De tamaño cuartilla, viaja conmigo a todas partes, arremolinado con el tremendo collage que puede llegar a ser mi bolso. A veces se pasea entre las botellas de agua y las palas de arena de los niños, que nos llevamos al parque. Otras, merodea por la cocina, dejándose decorar con suaves trazos de una muestra del menú del día.

Lo encontré por casualidad. Rodando por algún cajón en un intento de limpieza general de Primavera. Era de mi chico, creo que de un curso de inglés que hizo obligado por la empresa.

Pero tiene su encanto. O, al menos, yo se lo encuentro.

En sus páginas aparecen revueltos dibujos de tartas, de cupcakes,…junto con retazos de alguna historia.

Trocitos que, de alguna forma, siempre terminan por aparecer en mis creaciones dulces.

“Los escritores siempre hablan de sus vidas, pero raras veces cuentan la verdad”

Solía decir mi abuela.

A mí me encanta rememorar mis recuerdos. Narrarlos. Ficcionarlos. Espolvorearlos con polvos mágicos y purpurina. 

Convertirlos en masas, verlos crecer en el horno y servirlos en bandeja, sobre un expositor de tartas, para enamorar y hacer sentir únicas a cada una de las novias que depositan en mí su confianza para el gran día.

Estaría encantada de ayudarte a preparar cada detalle de tu gran día. De asesorarte en lo que necesites, para que te sientas tranquila y disfrutes de tu momento.

Porque tú eres la directora de este día memorable.

¿Quieres ver cómo recibimos a nuestras novias bonitas? Mira, mira…nuestra prueba de sabores: http://aquarelacakes.es/prueba-de-sabores

Si te apetece conocernos puedes escribirnos a hola@aquarelacakes.es o rellenar el siguiente formulario: